Sobre mi


Después de más de 12 años dedicándome a la publicidad, puedo afirmar orgulloso que creo que he aportado un poquito y he tenido la suerte de aprender una barbaridad.

Empecé como copywriter. Macerando ideas y utilizando las palabras para darles forma de gráfica, guión, experiencia interactiva o bajadas a digital. Soy de los que piensa que la idea está por encima del medio y cuando de verdad tienes una buena, adaptarla a diferentes formatos se convierte en una cuestión formal.

Durante estos años viviendo entre ideas, claims, gente talentosa, cajas de pizza y mucha de ilusión pasé por agencias geniales como Shackleton, DDB, Social Noise, Pixel and Pixel o Isobar. Trabajé con gente alucinante, tuve compañeros que me ayudaron a crecer junto a ellos y directores creativos que se preocuparon, desde aquí os doy las gracias, de enseñarme a amar y respetar profundamente esta profesión.

Además, algunos de los proyectos en los que he trabajado han obtenido premios y reconocimientos en multitud de festivales, tanto a nivel nacional como internacional. Una shortlist en Cannes Lions, todavía tengo el felino en el punto de mira, Soles de Oro y hasta el Premio a la Mejor Película Documental en el Festival de Cine de Bogotá, dan una idea sino tanto de mi talento, ya sabemos que esto de la publicidad es trabajo en equipo, si de mi capacidad de compromiso y entrega.

Los últimos años de mi carrera se centran en la dirección de equipos creativos. Sigo disfrutando de macerar ideas y generar grandes campañas, pero desde una posición que me permite detectar y potenciar el talento de las personas.

Aporto valor en los procesos de trabajo, así como en el producto publicitario que se deriva de los mismos, siempre desde el respeto, la colaboración y el máximo rigor para con el cliente y sus objetivos. Fomento el buen rollo y el sentimiento de pertenencia, facilitando la relación entre los miembros del equipo de trabajo y haciendo que la creatividad fluya de forma multidireccional entre todos los departamentos de la agencia involucrados en un proyecto.

Esta es de momento mi historia, al menos las páginas que ya están escritas... Pero ¿sabes qué? que como bien reza el comienzo de este párrafo, todo lo que acabas de leer es historia, porque estoy absolutamente convencido de que lo verdaderamente emocionante, lo que de verdad hace que mi corazón siga soñando, son todas las páginas que tengo aún por escribir.

¡Larga vida a George Lois! ¡Larga vida a la buena publicidad!